Viajar a Dublín con niños: 10 actividades en familia

Cuando viajamos con niños por Europa buscamos un destino en el que poder disfrutar de la naturaleza sin apenas desplazamientos, que en la propia ciudad donde nos alojemos podamos realizar toda la familia diferentes actividades de ocio y culturales y sobre todo disfrutar al mejor precio de unas vacaciones con los más pequeños de la casa. Precisamente en Dublín se combinan a la perfección todos estos aspectos a tener en cuenta y por eso, se ha convertido en un destino para viajar con niños. Asimismo, los niños no pagan entrada en muchos de los puntos de interés de Dublín y al tener muchas zonas verdes de acceso público, os sentiréis ‘como en casa’ pero disfrutando de vuestras vacaciones. ¿Quieres saber qué hacer con niños? A continuación te dejamos  10 actividades para hacer en familia en Dublín.

98 0
98 0

10 ideas para hacer con niños en Dublín

1. Museo de Leprechaun. Una de las cosas que más gustan a los niños cuando viajan a Dublín es el famoso símbolo que tiene la capital llamado Leprechaun. Se trata de un personaje mitológico en forma de duende pelirrojo vestido de verde al que se le ha homenajeado con un museo. Está situado en el centro de la ciudad, abre todos los días y el precio oscila entre los 8 y los 12 euros; según la edad de los niños, podrán acceder gratuitamente.

dublinia dublin

zoo de dublin2. Zoológico. Si todavía no habéis visitado ningún zoológico en familia, llegará el momento de hacerlo cuando viajéis a Dublín. Y es que el zoo ubicado en el enorme Phoenix Park, considerado el más grande de Europa, cuenta con este zoológico que abrió sus puertas hace casi 200 años atrás. Los menores de 3 años pueden entrar sin coste, los niños entre 3 y 12 años pagarán una entrada de 12 euros y los adultos de 16 euros; además, está abierto todos los días a partir de las 9,30 horas.

3. A caballo por Dublín. Una forma diferente de ver Dublín y en la cual los más pequeños no se cansarán caminando, es hacerlo montando en un carruaje a caballo. Si incluso os gusta la experiencia y queréis probar a ser vosotros los que montéis a caballo, saliendo de la capital encontraréis muchos centros de equitación donde podréis hacer una ruta por los verdes campos irlandeses disfrutando de la naturaleza en estado puro.

stephen green dublin4. St Stephens Green. Y si el Phoenix Park es uno de los más grandes de Dublín, e incluso del continente, el de St Stephens Green es uno de los más antiguos de la capital ya que se inauguró a mediados del siglo XVII. ¿Por qué es estupendo para recorrerlo con niños? Porque se encuentra en pleno centro de la ciudad, abre todos los días de forma gratuita, cuenta con un gran lago donde los niños podrán ver cisnes y gaviotas y porque mientras los ‘peques’ juegan al aire libre, vosotros podréis pasear por uno de los espacios verdes más pintorescos de Irlanda.

5. Museo de Cera. Aunque son muchos los museos de cera que hay repartidos por Europa, uno de los que cuentan con las mejores representaciones de personajes es el de Dublín. Si los niños son muy, muy pequeños, puede que no les guste demasiado, pero si tienen más de 3 años les encantará visitar el ‘Children’s Fantasy World’. Se trata de una de las áreas del museo donde la fantasía y la magia parecer cobrar vida ante los visitantes. Es otro de los atractivos de Dublín que abre todos los días y el precio de entrada oscila desde los 7 hasta los 11 euros.

6.  Crucero por el río. Si el buen tiempo acompaña, los niños no se marean en barco y queréis disfrutar de un momento divertido en familia, os recomendamos que una de las actividades de vuestro viaje sea hacer un pequeño crucero por el río Liffey para ver Dublín desde el agua. Las embarcaciones salen desde el centro, suele tener una duración de una hora aproximadamente y un guía turístico explica a los pasajeros todos los secretos de la ciudad. Además, está adaptado a personas con movilidad reducida y preparado para los días de lluvia.

7. Dublinia. En el interior de un hermoso edificio con forma de castillo se encuentra otro  de los puntos de interés imprescindibles para conocer en familia: Dublinia. Se trata de una exposición interactiva que explica la historia de la capital irlandesa desde la época de los vikingos a través de representaciones antiguas, documentos, objetos… Hay folletos en varios idiomas y los niños no sólo podrán aprender más sobre la cultura irlandesa, sino que se divertirán durante su visita. Abre todos los días y el precio de entrada es de unos 7 euros.

8. Merrion Square. Aunque los niños no le den la misma importancia que los adultos al valor que tiene el parque Merrion Square, merece la pena visitarlo. Se trata de una zona verde situada en pleno corazón de Dublín y que concentra diversos lugares de interés como el Museo de Historia Natural, el Museo de Arqueología o la Galería Nacional. Cuenta con esculturas, una colección de antiguas farolas, amplias explanadas de césped donde los niños podrán jugar, un refugio antiaéreo…

9. Museo de Historia Natural.  Y de los museos anteriores que están junto a Merrion Square, el Museo de Historia Natural es quizá el espacio que más gustará a toda la familia. Cuenta con miles de especies animales disecadas que permiten acercar y explicar a los habitantes la información más completa sobre nuestra fauna. Abre de martes a domingo y lo más interesante de su visita es que totalmente gratuito para todo tipo de visitantes.

10. De compras con los ‘peques’. Y como no podía ser de otra manera, una de las actividades de todo viaje debe ser ir de compras por la ciudad, y en Dublín hay tres zonas más que recomendadas: 0’Connell, Grafton Street y Temple Bar. ¿Y a los niños les gustará? En Dublín por supuesto; las tiendas están llenas de símbolos irlandeses como el Leprechaun, los tréboles, ovejas… Y los padres podrán llevarse un recuerdo de otro de los ‘clásicos’ de Irlanda como es su famosa cerveza Guiness o su whisky.

 

Este artículo es una colaboración de Laura Crusellas, que redacta para  Wuking (alquiler de apartamentos por el mundo).

In this article

Join the Conversation