Un brindis (toast) por Arthur Guinness y su cerveza

¿Te gusta la cerveza Guiness? Cada año el 23 de septiembre (o según caiga y decida la empresa productora de la Guiness Diago) se celebra un brindis (toast) mundial por Arthur Guinness, uno de los personajes más importantes de la historia de Irlanda, a las 17:59, año en que Guinness acquirió la cervecería de la Puerta de Saint James. ¿Pero quién erá este hombre cuyo nombre es conocido en todo el mundo? Conoce más sobre el la vida del cervecero más famoso y haz un brindis en irlandés a su salud: Sláinte, pronunciado en español algo así como "sloncha".

28 1
28 1

Los inicios de Arthur Guinness

Arthur Guinness nació en Celbridge, Co Kildare, en 1725. Su padre era un siervo de la tierra del arzobispo de Cashel, el Dr. Arthur Price, y producía cerveza para los trabajadores de la finca. Cuando Price murió en 1752, dejó £100 a cada uno de los dos jóvenes Guinness, que parece fomentaron al joven para arrendar una fábrica de cerveza en Leixlip, Co Kildare, en 1756. Tres años más tarde,  Arthur dejó la fábrica de cerveza a cargo de un hermano menor, y se apoderó de una en la puerta de St. James en Dublín.

Contrato de arrendamiento por 9.000 años

En el último día de diciembre 1759 un joven Arthur Guinness cabalgó hasta la puerta de una antigua fábrica de cerveza, en ruinas y mal equipada,  situada en una pequeña franja de tierra en torno a James Street. Acababa de firmar un contrato de arrendamiento de la propiedad de 9.000 años. Sus amigos sacudieron la cabeza con incredulidad con la acquisición de Guinness. Durante diez años, la cerveza de Mark Rainsford había estado en el mercado y nadie había mostrado interés en ella. Las calles de Dublín estaban llena ya con similares pequeñas fábricas de cerveza, todas atraídas  por un buen suministro de agua. A lo largo de la ciudad de Dublín había alrededor de 70 fábricas de cerveza en ese momento, todas, se debe suponer, pequeñas.

Los problemas con la corporación de Dublín

Comenzó así la elaboración de cerveza, y en ocho años era el amo de la Corporación de cerveceros de Dublín. En 1761 se casó con Olivia Whitmore, un pariente de Henry Grattan, y diez de sus veintiún hijos vivieron todavía para  establecer una dinastía que se ha extendido en muchas actividades y países. La larga asociación de la familia con la catedral de San Patricio comenzó con un regalo de 250 guineas para las escuelas  de la capilla. En esa época, Dublín disfrutó de otras obras de beneficencia por parte de la familia Guinness. Hubo, sin embargo, una disputa con la Corporación de Dublín, cuyos investigadores concluyeron que Guinness estaba sacando más agua de la que permitía su contrato de arrendamiento. En 1775, el maestro cervecero se lanzó a defender sus derechos ante el comisario de la ciudad, y finalmente llegó a una solución pacífica tras prolongados litigios. Los aranceles sobre la cerveza resultaron otro problema, y en 1795 Guinness se apoyó de la oratoria de Grattan para persuadir al gobierno para eliminar la carga.

En 1778, Guinness comenzó a elaborar cerveza porter –una cerveza más oscura que contiene cebada tostada y fue bebida por primera vez por los portadores de Londres – y explotó los nuevos canales de Irlanda para  extender su mercado. En 1799, elaborada cerveza ale por primera vez. Las ventas de cerveza porter se triplicaron durante las guerras napoleónicas, y con el tiempo la Puerta de San James se convirtió en el más grande cervecería porter en el mundo, su “extra porter stout” era conocida simplemente como fuerte.

La acquisición de la fábrica de la puerta de Saint James: una oportunidad bien vista

La fábrica de Guinness, recién adquirida, no era más que la media. Pero Arthur estaba a punto de cambiar todo eso. Tenía 34 años de edad. Sabía que había muchas cervezas pero la mayoría de baja calidad. Asimismo, las regulaciones de importación de cerveza  favorecían a las fábricas de cerveza porter de Londres. En ese momento, la cerveza era casi desconocida en la Irlanda rural, donde el whisky, la ginebra y el poteen fueron las bebidas alcohólicas más fácilmente disponibles. A pesar de esto y la mala calidad, se reconocía paradójicamente, que la elaboración de la cerveza – aunque constantemente bajo la amenaza de las importaciones – era probablemente la más próspera de las muy pocas industrias en Irlanda en ese momento. Arthur Guinness empezó a elaborar una cerveza relativamente nueva en Irlanda que contenía cebada tostada que le daba un color oscuro característico. Este brebaje se conocía como “porter”, así llamado debido a su popularidad entre los porteadores y estibadores de Covent Garden y Billingsgate de Londres. “Porter” se había  desarrollado en Londres unos años antes y fue importada a Dublín, en detrimento de cervezas locales.

Arthur Guinness finalmente tuvo que elegir entre la porter o la tradicional cerveza irlandesa ale. Tomó la decisión de hacer frente a las fábricas de cerveza Inglesa en su propio negocio y apostó por fabricar porter. Así elabora una bebida profunda, rica, tan buena que finalmente derrocó a todas las importaciones procedentes del mercado inglés.

La creación de la cerveza stout

La palabra Stout fue añadida a principios de 1820 como un adjetivo, que califica al sustantivo “porter”. Una “extra stout porter” era una variedad más fuerte y más completa de cuerpo. La “stout” evolucionó como un nombre por derecho propio, al igual que el apellido de Guinness. En 1825 Guinness Stout estaba disponible en el extranjero, y en 1838, St. James’s Guinness era ya la cervecería más  grande de Irlanda. En 1881, la producción anual de Guinness elaborada había superado el millón de barriles al año y en 1914, St. James’s Gate fue la mayor cervecería del mundo.

Hoy en día, Arthur Guinness habría estado orgulloso de St. James’s Gate. Ya no es la cervecería más grande (aunque sigue siendo el mayor fabricante de cerveza Stout), aunque es sin duda una de las cervecerías más modernas. Guinness también se fabrica en 35 países de todo el mundo, pero todas estas cervezas en el extranjero deben contener un extracto del sabor  de la fabricada aquí, en St. James’s Gate. Así que las habilidades de preparación de la cervecería de Arthur, se encuentran en el corazón de cada uno de los 10 millones de vasos de Guinness disfrutado cada día en todo el mundo.

Guinness gradualmente entregó el control a tres hijos, y pasó sus últimos años en Beaumont, su casa de campo en Drumcondra, ahora un suburbio de Dublín. Murió el 23 de enero de 1803.

In this article


Join the Conversation

1 comment

  1. Bmartinma

    Interesante artículo sobre el fundador de Guinness.